• Audición

    La audición es un proceso complejo puesto que intervienen numerosos factores.

    El proceso auditivo comienza con unas ondas sonoras que se desplazan por el aire y acaban, después de ser transformadas, siendo interpretadas por nuestro cerebro.

  • Cómo Oímos

    Las ondas sonoras se desplazan por el aire llegando a nuestros oídos. La entrada de los sonidos ocurre en el oído externo desplazándose por el conducto auditivo hasta llegar al tímpano.

    Los sonidos que se reciben en cada uno de los oídos son diferentes por lo que es la suma de ambos lo que nos va a dar el mensaje completo. Oír con dos oídos ayuda a percibir de un modo más preciso la distancia de la fuente sonora, la localización, etc.

    Las ondas sonoras producen un movimiento provocando que el tímpano vibre. A su vez, estas vibraciones son recibidas por los huesecillos del oído medio, martillo, yunque y estribo.

    Los huesecillos del oído medio amplifican las vibraciones recibidas y se convierten en vibraciones líquidas dentro de la cóclea del oído interno.

    La cóclea dispone de una membrana elástica conocida como membrana basilar y es vital como base para estructuras claves del sistema auditivo.

    Las ondas que se han formado tras llegar las vibraciones hasta el líquido de la cóclea se desplazan a lo largo de la membran basilar.

    Interior de Oído. Fuente NIHEn la superficie de la membrana existen las denominadas células ciliadas que se desplazan hacia arriba y abajo por el movimiento provocado. Encima de las células ciliadas, los estereocilios se topan con una membrana y se inclinan permitiendo que se abran unos canales. Esto provoca que ciertas sustancias químicas entren en las células gereando una señal eléctrica.

    El nervio auditivo desplaza esta señal hasta el cerebro que la procesa en sonidos que podemos comprender.

    La audición es un proceso más complejo de lo que pueda parecer a simple vista. En su proceso interviene una fuente externa que provoca el sonido, el aire que es el medio por el que se desplaza, el oído exterior que es donde se recibe y se procesa y el cerebro que es donde se interpreta.

    Por tanto, para que se de una correcta audición se deben cumplir muchas condiciones y cualquier alteración en cualquiera de las fases puede provocar que la audición no sea la correcta.

    La pérdida auditiva puede tener muchos orígenes pero los factores más conocidos son la exposición a los ruidos o niveles sonoros elevados y el paso de los años. Y cómo la pérdida auditiva llega sin avisar le invitamos a que se evalúe la audición.
    Interior Oído