Cuidado de Audífonos

Consejos para el cuidado de sus Audífonos

Los audífonos son la llave para que las personas que los necesitan puedan escuchar perfectamente. A pesar de que son dispositivos electrónicos sofisticados su vida útil va a depender en gran medida de cómo los cuidemos.

Cuidado de Audífonos

Mediante unos sencillos hábitos de cuidado y de mantenimiento vamos a poder mantener nuestros audífonos en perfecto estado además de prolongar su vida útil. La mayoría de estos consejos se los van a comunicar en su centro auditivo, en el momento de la compra, pero nunca está de más hacer un repaso. Siguiendo estas sencillas pautas de higiene y cuidado los audífonos se van a conservar como el primer día.

  • Cuando vaya a realizar cualquier actuación sobre los audífonos hágalo sobre superficies estables de las que estos dispositivos no se puedan caer accidentalmente, y si lo hacen que el entorno sea una superficie blanda. La mayor parte de los accidentes de audífonos son por problemas de golpes por las caídas.
  • Después de cada uso de los audífonos conviene guardarlos limpios por lo que lo ideal es que les pase un paño seco.
  • El cerumen se va a ir acumulando por lo que también es vital irlo quitando de un modo regular. De no hacerlo los audífonos podrán averiarse con más facilidad.
  • La humedad y el agua son enemigos declarados de los audífonos. Hay que intentar no usarlos en el baño o en la ducha o en lugares donde exista mucha humedad o bajo la lluvia, por ejemplo. Existen dispositivos antihumedad en los que los podremos depositar después de que hayan estado expuestos a la humedad, para que se elimine toda la humeadad. Siempre que realicemos esta operación debemos hacerla con las pilas quitadas.
  • Para secar los audífonos nunca se deben emplear artículos que no sean fabricados expresamente para este objetivo. Por lo tanto no emplee secadores de pelo, calefactores, etc. 
  • La mayoría de las personas, incluyendo los usuarios de audífonos, desconocen que los productos de maquillaje, higiene y cosméticos, tales como lociones para después de afeitarse, lacas, aceites, perfumes e incluso repelentes contra los mosquitos, pueden tener efectos nocivos para sus audífonos. Es recomendable quitárse los audífonos antes de utilizar estos productos y esperar a que los productos se sequen antes de volver a ponerse los audífonos.
  • Además del agua y la humedad, el calor extremo es otro de los grandes enemigos de los audífonos. Lugares como la guantera del coche son sitios no recomendados donde guardar los audífonos.
  • Cuando no se usen los audíonos lo ideal es tenerlos guardados en su estuche rígido. De este modo va a protegerlos de posibles accidentes además de saber siempre dónde se encuentran.