Problemas Audífonos

Incidencias comunes y su sencilla solución en audífonos

Cuando adquiera unos audífonos en su centro auditivo le van a indicar cómo debe cuidarlos, cómo debe mantenerlos, cómo debe emplearlos... Pero aún así, le pueden surgir dudas, especialmente ante incidencias y problemas, y por ello le indicamos algunas comunes y su posible solución.

SOLUCIÓN A INCIDENCIAS COMUNES EN AUDÍFONOS

Entre las incidencias más comunes podemos destacar las siguientes: no hay sonido, recibimos el sonido distorsionado, escuchamos silbidos o pitidos,...

No hay sonido
Verifique que el audífono no se encuentre con la función de enmudecer encendida.
Verifique que la pila esté insertada correctamente, funcionando y que el compartimiento de la pila esté completamente cerrado.
En caso de audífonos recargables confirme que ha cargado correctamente y que tiene la carga suficiente.

Sonido distorsionado
Verifique que la pila esté insertada correctamente, limpie cuidadosamente los contactos de las pilas y limpie la superficie de la pila con un paño seco.
Retire las pilas y coloque los audífonos en un equipo de secado.
Cambie la pila por una nueva.
En caso de audífonos recargables confirme que la carga es la correcta. Si ya ha pasado cierto tiempo desde que dispone de sus audífonos recargables confirme la vida útil de su batería.

Silbidos o pitidos
Inserte su audífono nuevamente. En caso de llevar un audífono retroauricular, inserte el molde nuevamente.
Acople el tubo de sonido nuevamente o cámbielo por uno nuevo

Otros problemas
Es probable que el Manual de instrucciones de su audífono contenga un listado de los problemas más comunes y sus posibles soluciones.
En cualquier caso siempre recomendamos que acuda al centro auditivo en el que adquirió sus audífonos puesto que son los profesionales mejor preparados para poder asesorarle acerca de cualquier incidencia que pudiera ocurrirle.

Los audífonos son dispositivos tecnológicamente muy desarrollados pero eso no implica que no se deba tener un cuidado especial con los mismos. Si prestamos cuidado a nuestros audífonos nos van a poder acopañar durante años y años por lo que en nuestras manos está su durabilidad.

Recordemos que todos los audífonos deben llevar una garantía del propio fabricante a la que, además, podremos sumar la que nos ofrezca el centro auditivo siempre que estemos dispuestos a contratarla.