Vida Sana

Vive sano y oirás mejor

Con los oídos ocurre lo mismo que con el resto de nuestros órganos, si los cuidamos bien se mantendrán en mejores condiciones que si seguimos hábitos o rutinas perjudiciales. En el cuerpo humano todo está relacionado por lo que si "somos sanos" viviremos en mejores condiciones.

MEJOR SALUD AUDITIVA

Buena parte de lo que debemos realizar para disponer de una buena "salud auditiva" consiste en mantenerse alejado de los ruidos elevados, especialmente cuando la exposición es prolongada. Pero al margen de ello, si seguimos unas rutinas "sanas" estaremos también mejorando nuestra calidad auditiva.

Muchos problemas de pérdida auditiva se pueden ver agravados por malos hábitos como una deficiente dieta alimentaria, un abuso de medicamentos con efectos secundarios sobre la audición, fumar y llevar una vida sedentaria, estar expuestos a sonidos elevados durante largos espacios de tiempo, e incluso el estrés que acumulamos que en muchas ocasiones puede derivar en la aparición de acúfenos.

Por el contrario, si disfrutamos de una vida más sana y equilibrada, es más fácil que nuestra audición se conserve mayor tiempo en mejores circunstancias.

Huir del ruido continuo de las ciudades - contaminación acústica -, protegernos adecuadamente de los ruidos elevados y de las actividades potencialmente dañinas nos van a permitir disfrutar más años de nuestra audición.

Actividades como escuchar música en los reproductores individuales por encima de los niveles recomendados o durante más tiempo de lo normal son sumamente dañinas para nuestros oídos.

En los gimnasios, centros deportivos y lugares de ocio nocturno también es habitual exponernos a niveles sonoros sumamente perjudiciales a medio y largo plazo para nuestra audición.

Para poder disfrutar de una buena calidad de vida en nuestra madurez debemos disponer de una buena audición. Y esta no la tendremos si no la hemos cuidado durante toda nuestra vida. Lo que hagamos mal hoy acabaremos pagándolo mañana por lo que no debemos descuidarnos en el día a día.

Ante cualquier sospecha debemos actuar a tiempo por lo que si piensa que está "perdiendo oído" debe acudir a su centro audiológico más cercano para someterse a una revisión o evaluación auditiva completa. Desde este enlace puede descubrir el gabinete auditivo más cercano a su domicilio: Centros Auditivos