Conversación

Oír bien está en tus manos

Si sientes que tu mundo se está haciendo cada día más reducido puede ser porque tu pérdida auditiva te está impidiendo disfrutar plenamente de la vida. A nuestro alcance tenemos la posibilidad de solucionarlo.

Oír Bien es Vivir Bien

Cuando empezamos a sentirnos incómodos intentando seguir alguna conversación debemos tomar medidas. Aunque lo ideal es no llegar nunca a esta situación, es cierto que la mayoría de nosotros no se somete a ninguna evaluación auditiva rutinaria. La primera actuación que debemos realizar es pedir cita en el centro audiológico más cercano a nuestro domicilio para poder realizarnos una audiometría completa.

Las personas que empiezan a oír con dificultad van poco a poco reduciendo sus actividades sociales y familiares ya que se encuentran incómodos en situaciones en las que no poder oír bien limita las relaciones. No poder seguir una conversación es una señal inequívoca de que algo está ocurriendo con nuestra sensibilidad auditiva. Si no hemos actuado hasta ahora ya toca hacerlo porque mañana va a ser tarde.

La pérdida auditiva no deja de ser un proceso natural al que la mayoría de nosotros va a llegar con el paso de los años. Pero existen soluciones sencillas a la pérdida de audición. Al igual que para la vista empleamos gafas, para los oídos lo normal es que con unos audífonos podamos cubrir la parte de la audición que hemos perdido. Empezar a usar estas ayudas auditivas nos va a volver a permitir relacionarnos perfectamente de nuevo. Podremos seguir conversaciones incluso en entornos complicados, con ruido de fondo, acudir a cines y teatros o a cenar en restaurantes sin sentirnos incómodos.

No existen audífonos universales ya que cada persona escucha de un modo diferente y además tiene una pérdida auditiva también diferente. Los audífonos tienen que ser adaptados de un modo totalmente personalizados en función del tipo de pérdida auditiva, el grado, y además la actividad individual de cada individuo. En su centro o gabinete auditivo le indicarán los audífonos que usted pueda precisar en función de todas estas variables.

Le recomendamos que se revise la audición al menos una vez al año, y si no lo hace pero se siente incómodo en reuniones familiares o sociales, acuda a su centro auditivo más cercano a conocer su estado auditivo. Actuar a tiempo es vital para evitar que la pérdida de audición vaya a peor.