Uso de Audífonos y Teléfonos

La relación entre los Audífonos y los Teléfonos

Los Audífonos nos ayudan a poder escuchar cuando nuestra sensibilidad auditiva empieza a fallar pero cuando empezamos a emplearlos debemos acostumbranos a cómo hacerlo en función de cada situación.

Una de las situaciones más habituales que se va a producir cuando se empieza a usar audífonos es la de poder comunicarnos mediante conversaciones telefónicas. Aunque en su centro auditivo le van a informar de primera mano acerca de cómo enfrentarse a esta situación, a continuación le exponemos algunas recomendaciones.

Lo primero que debemos conocer es cómo colocar el auricular del teléfono con respecto al audífono. Lo ideal es mantener el auricular del teléfono cerca de la entrada del micrófono del audífono pero siempre manteniendo cierta distancia para evitar silbidos molestos. Si apoyamos el auricular sobre el audífono se van a producir esas interferencias tan molestas a las que estamos acostumbrados.

Se pueden usar bobinas telefónicas siempre que los teléfonos sean compatibles para poder elevar las voces que se reciben por el teléfono. Si se dispone de un audífono retroauricular con bobina telefónica debemos mantener el teléfono detras del oído y cerca del audífono, siempre teniendo activada la bobina. Si el audífono es intraauricular con bobima telefónica se debe mantener el teléfono cerca del teléfono.

Puede darse el caso, especialmente en personas con pédidas severas de audición, de que se deba adquirir un teléfono con control de volumen.

En el caso de teléfonos móviles pueden aparecer interferencias eléctricas en combinación con el uso de los audífonos. Siempre es recomedable, si aún no dispone del teléfono móvil, probarlo antes de adquirirlo para comprobar si se producen dichas interferencias. Una vez que comprobemos que estas interferencias no se están produciendo, comprobarlo con plena cobertura, podremos estar más confiados con la compra del mismo, aunque también debemos conocer que esto no garantiza que en un futuro no se vayan a producir ya que hay muchos factores que pueden provocarlas.