Calidad de Vida

Descubrir su pérdida auditiva es el primer paso para volver a empezar a oír

La pérdida de audición es tan lenta y gradual que no nos damos cuenta hasta que puede ser demasiado tarde. Por ello es recomendable someterse a una evaluación auditiva en cualquiera de los centros auditivos legalmente reconocidos.

Evaluación para conocer su sensibilidad auditiva

En la mayoría de ellos estas revisiones son totalmente gratuitas aunque si desconoce cuál es el más cercano a su domicilio le podemos ayudar a encontrarlo a través de este enlace: Centros Auditivos

"Perder oído" nos va a limitar en todas nuestras actividades cotidianas y por ello va a ejercer una influencia muy negativa en nuestra percepción de la realidad. Por tanto no debemos dejar que esto ocurra y cuanto antes tomemos medidas mucho mejor. Principalmente porque si actuamos a tiempo la audición perdida siempre sera menor que si dejamos pasar más tiempo y las soluciones auditivas serán más sencillas.

Hace años la pérdida auditiva se detectaba generalmente en personas mayores de 65 años pero con el paso de las generaciones la aparición de las primeras señales está ocurriendo cada vez a edades más tempranas. Por ello, desde mejorconaudífonos, recomendamos una revisión anual para todas las personas, independientemente de su edad. No vamos a perder nada por someternos a este reconocimiento puesto que si no se detecta ninguna incidencia nos podremos quedar tranquilos, y si por el contrario se determina alguna anomalía podremos empezar a tomar medidas porque lo que más cuesta es dar el primer paso.

Si a pesar de todo prefiere no someterse a una evaluación auditiva existen señales que le van a indicar que está perdiendo audición. Poner el televisor a un volumen superior al resto de la familia, estar incómodo en reuniones en las que existen varias conversaciones al mismo tiempo, no escuchar en ocasiones el timbre de la puerta, pensar que los demás hablan muy bajo,... son solo algunas de las señales que le están indicando que algo no va bien con su audición. Ante estos avisos debemos estar alerta y ser capaces de interpretarlos correctamente. No obstante, debe ser el profesional del centro auditivo el que le evalúe, y tras la revisión oportuna determine si realmente existe una pérdida auditiva o no, y los posibles remedios. Entre ellos, el empleo de audífonos es una de las mejores soluciones puesto que le va a permitir percibir la parte del espectro sonoro que ha dejado de oír.

El primer paso para volver a oír es asumir que no escuchamos bien, y eso se lo va a indicar el profesional sanitario de su centro auditivo.