Audífonos Philips Hearlink

La alegría de oír, la alegria de vivir

Las personas que pierden audición y no hacen nada por volver a oír en buenas condiciones son más propensas a sufrir problemas de aislamiento, soledad y depresión que las que deciden actuar para solucionar su problema auditivo.

Los Audífonos ayudan a llevar una vida más alegre

La mayoría de los problemas de pérdida auditiva se pueden solucionar mediante el empleo de audífonos. Al igual que con las gafas solucionamos nuestros problemas de vista, con los audífonos podemos solventar las pérdidas auditivas. Esto nos debe llevar a considerar que gracias a estos diminutos dispositivos las personas con problemas de audición van a poder volver a oír en buenas condiciones.

Si sabemos esto debemos confiar en nuestro centro o gabinete auditivo y dejarnos guiar por sus profesionales. La pérdida de audición es un proceso natural que nos va a tocar sufrir a la mayoría según vayan pasando los años. Pero eso no significa que nos vamos a quedar sordos, sino más bien que debemos estar alerta y realizarnos revisiones rutinarias, al menos una vez al año, para poder determinar en qué momento actuar para así poder evitar que el proceso se agrave. Si actuamos en el momento en que empezamos a perder oído podremos detener o al menos ralentizar el proceso de pérdida auditiva y por tanto podremos seguir manteniendo nuestro ritmo de vida.

Las personas que pierden audición y no ponen remedio son, por regla general, más pesimistas que las que, por el contrario, deciden actuar. Como cada persona tiene una pérdida de audición diferente y además lleva un ritmo de vida personal los audífonos deben adaptarse a estas circunstancias particulares. Por eso es tan importante la labor de los profesionales de los centros y gabinetes auditivos. Los audífonos de cada persona deben estar adaptados a las condiciones particulares de la misma, a sus rutinas diarias, a sus hábitos y costumbres.

Además de adaptar los audífonos a cada persona y sus circunstancias se debe llevar a cabo un entrenamiento para que la relación de esta con sus audífonos sea lo mejor posible. Hay personas que en solo unos días se han adaptado perfectamente a su nueva forma de oír, mientras que otras van a necesitar que pase más tiempo hasta que se encuentren cómodas con el uso de los audífonos. Pero en cualquier caso el resultado siempre va a ser positivo, las personas con pérdida auditiva que usan audífonos son más felices que las que no los emplean.